Nuestro Lema

Sube a bordo de la "Alquimia Picante"

Había una vez, hace varios siglos, un joven ambicioso y aventurero, que el mundo quería recorrer. Cada día se sentaba en un acantilado,  veía el sol caer en el horizonte y escuchaba las olas del mar. Pensaba, "Qué habrá más allá?" No quería ser uno más. Quería sentirse único, y el mundo navegar. 

Un día, a escondidas, en una carabela se infiltró. Pero la tormenta llegó, en el mar se perdió y en una isla perdida encalló.  Sin comida ni alimentos, en una cueva se refugió, y un brujo encontró en su interior.  Un viejo Pirata que la ALQUIMIA PICANTE le enseño. Le dijo " cierra los ojos amigo mío, imaginemos que tenemos en la mano un pequeño pimiento rojo intenso como el sol del atardecer, que lo levantamos y lo admiramos, que a la boca lo acercamos, y tras un momento, perforamos con los dientes. Un crujido resuena en nuestros tímpanos, mientras en la boca una intensa marea de sabor frutoso, y brillante como las estrellas explota en nuestra boca. Tras un breve momento donde la sensación se apodera de nosotros, y sentimos como si nos sumergimos en el fondo del mar, regresamos a la realidad".  El pirata tras el hechizo, a la mar regresó, y el mundo navegó en su propia carabela,  la cual "Alquímia Picante" llamó.

La "Alquimia Picante", es una máquina del tiempo, y en ella se canta así:" 

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela, 

No corta el mar, sino vuela, 

Aquel pirata que llaman, por su bravura, el temido Barba Roja.

En todo mar conocido, del uno al otro confín.

Y va el pirata, cantando alegre en la popa, 

Asia a un lado, al otro Europa, y allá al frente, Estambul 

Que es mi barco: Mi Tesoro,

Que es mi Dios : La Libertad, 

Mi Ley: La fuerza del viento, 

Mi Unica Patria: La Mar" 

Su arte, la Alquimia Picante tiene una misión, traer caos, al  orden

Ser pirata, nos devuelve a la infancia. La rebeldía y las ansias de descubrimiento, y tras la aventura, a admirar, y resaltar, el hombre o  la mujer, en que nos hemos convertido hoy. 

Alquimia Picante es nuestra intrigante invitación, no al mundo del picante, ni al del sabor, sino a un mundo como ningún otro, de  historias crear  y aventuras descubrir.